SLIDER

Como preparar un buen café espresso


Para Marian, después de comer no existe nada más rico que tomar un buen café recién molido. O a la mañana, o a la tarde, en fin, le encanta el café.



Acá les deja sus recomendaciones, comenzando sobre la preparación del café. Ya vendrán otros posts sobre cafeteras, accesorios y dónde comprar excelentes granos de café.

En primer lugar, prendan la cafetera un rato antes para que se vayan calentando los pocillos.



También es importante calentar el portafiltro. Lo que Marian hace es hacer correr un poco de agua sin el portafiltro, para que tome una temperatura uniforme toda la cafetera.



Una de las partes más importantes del proceso para preparar un buen café es el molido, es fundamental que el molido sea uniforme, para que el agua al pasar a presión se haga la extracción de sus sabores de manera pareja. 

Si tenemos granos molidos muy finos y otros muy gruesos lo que va a suceder es que no se va a realizar una correcta extracción del café, por lo que nos van a aparecer sabores no deseados.


Lo recomendable es tener un molinillo de café de muelas, los molinillos de aspas muelen muy desparejo y calientan el café alterando sus propiedades.


Una vez que tenemos el grano molido, (siempre se recomienda moler inmediatamente antes de preparar café) lo ponemos en el portafiltro y con un tamper o con la parte lisa de la cucharita que trae la cafetera lo aplastamos de manera que quede perfectamente plano. Lo recomendable es usar una presión de unos 40kgs.



Para preparar un pocillo de café deberíamos utilizar entre 7 y 8 gramos. Luego para que tengan una idea de cuando una extracción está bien hecha debería llenarse un pocillo en unos 25 o 28 segundos, si es menos quiere decir que o bien pusimos poco café, que está poco presionado o está molido muy grueso. Si tarda más se va a quemar y van a aparecer sabores amargos desagradables.



Esperamos que disfruten de este post con un cafecito y nos cuenten sus secretos a la hora de preparar un buen café.
© Plato del Día • Theme by Maira G.